10 Oct 2012
octubre 10, 2012

Los procesos

0 Comment

Los procesos de fabricación de las tapas, botellas y garrafones se hacen a través de las maquinas de soplado e inyección de plástico, gracias a la versatilidad del PET, se pueden obtener diversas formas de productos, a través de la utilización de moldes especiales diseñados por ingenieros expertos en el área de producción.

El plástico se moldea para que la botella o tapa adquiera la forma necesaria para la función a la que se le destina. En algunos modelos se les incorporan asas laterales, pestañas, bordes o grabados, para facilitar su manipulación y uso.

      

En otras ocasiones se mejora su ergonomía con características tales como: estrechamiento en la parte frontal, pliegues, rebajes laterales, y de esta manera se pueden agarrar y usar con mayor comodidad.

Las botellas con anillos perimetrales o transversales mejoran la resistencia mecánica y permiten el aplastamiento para su reciclaje, utilizando menos espacios.

      

La tapa de rosca, es el cierre más común en las botellas de plástico de 500 ml., 1,000 ml., y 1,500 ml., también llama tapa modelo R-28, gracias a su forma de rosca interna permite que envase se cierre herméticamente, evitando el derrame del líquido que contenga el envase.

Los garrafones están diseñados para soportar su traslado vacío o con líquido, así como el alto impacto, cumpliendo con las normas y estándares de resistencia. En ocasiones pueden traer un asa lateral del mismo diseño o como una pieza extra incrustada, que permite sujetarlos con mayor comodidad.

[top]